¿Qué es la uretritis?

La uretritis es la inflamación de la uretra. Los síntomas más comunes incluyen dolor o dificultad para orinar y secreción uretral.

La uretritis es una de las infecciones de transmisión sexual más comunes en los hombres. La gonorrea y la clamidia son los principales causantes de la uretritis.

La infección es asintomática en el 5-10% de varones con uretritis gonocócica y hasta en el 40-45% de las uretritis no gonocócicas

Es una afección comúnmente tratable que suele ser causada por una infección bacteriana, se suele transmitir sexualmente, pero no en todos los casos y puede ser idiopática

¿Qué causa la uretritis?

La enfermedad se clasifica como uretritis gonocócica, causada por Neisseria gonorrheae, o uretritis no gonocócica, más comúnmente causada por Chlamydia trachomatis, que es responsable del 20 al 50% de los casos examinados rutinariamente, a veces llamada uretritis inespecífica.

El tiempo que pasa desde que se produce la infección por el germen hasta que aparecen los síntomas, puede variar entre una a tres semanas, habitualmente, pero pueden pasar meses, según la causa.

Otras causas incluyen:

  • Micoplasma genital: la segunda causa más común que representa el 15-20% de la uretritis no gonocócica.
  • Trichomonas vaginalis: representa entre el 2 y el 13% de los casos y es principalmente asintomática en la mayoría de los casos de hombres.
  • Adenoviridae
  • Escherichia coli uropatógena
  • El virus del herpes simple
  • Citomegalovirus
  • Artritis reactiva: la uretritis forma parte de la tríada de la artritis reactiva, también conocida como el síndrome de Reiter, o síndrome de Fiessinger-Leroy (como se denomina en Francia más propiamente, dado el pasado Nazi del anterior)

En realidad, el primero en describir esta enfermedad fue Brodie, como artritis reactiva.

  • Muy comúnmente, este síndrome se presenta en los hombres antes de los 40 años de edad y se puede desarrollar después de una infección por Clamidia, Campilobacter, Salmonella y Yersinia.
  • También es posible que tenga su origen en una infección intestinal generada por una intoxicación alimentaria por Shiguella (causada por una bacteria que afecta a los intestinos) o la salmonelosis.
  • Asimismo, ciertos genes pueden hacer que la persona sea más propensa al síndrome. El diagnóstico se basa en los rasgos clínicos, que incluyen artritis, uretritis y conjuntivitis o uveítis.
  • En raras ocasiones, se producen alteraciones en el ritmo cardiaco o en la válvula aórtica.
  • Genéticamente puede que una persona sea más propensa a contraer la afección que otras, sobre todo en los casos en los que algún familiar haya sufrido el síndrome previamente y con presencia del antígeno HLA-B27.
  • Ureaplasma urealyticum
  • Staphylococcus aureus resistente a la meticilina
  • Estreptococos del grupo B
  • Irritación de la zona genital: por ejemplo, inducida por un catéter, actividad física, ropa ajustada o jabones
  • Uretritis fúngica en un individuo inmunodeprimido
  • Enterobacterias (con la práctica de sexo anal) y flora orofaríngea (práctica de sexo oral).
  • Causa desconocida: hasta en el 25% de los casos de uretritis no se encuentra una causa.

¿Cuáles son los síntomas de la uretritis?

Los síntomas varían según la causa de la enfermedad. En el caso de las causas infecciosas de la uretritis, las causas no infecciosas de la uretritis suelen mostrar síntomas después de unos días.

Los síntomas comunes incluyen dolor o escozor al orinar, ganas continuas de orinar, picor y secreción uretral.

Los síntomas adicionales varían según el sexo:
  • Los hombres pueden experimentar sangre en la orina o el semen, picazón, sensibilidad del pene, agrandamiento de los ganglios linfáticos en la zona de la ingle o dolor al tener relaciones sexuales o al eyacular.
  • Las mujeres pueden experimentar dolor abdominal, dolor pélvico, dolor durante el coito o flujo vaginal. La uretritis no gonocócica no suele presentar síntomas notables en las mujeres, sin embargo, la infección puede extenderse a partes como las trompas.

Complicaciones de la uretritis

Las complicaciones graves, aunque poco frecuentes, asociadas con la Neisseria gonorrea, pueden incluir:

  • Edema de pene
  • Abscesos en el tejido que rodea la uretra
  • Estenosis uretral como cicatrices
  • Linfangitis del pene.

Si no se trata, la bacteria que causa la uretritis no gonocócica puede llevar a varias complicaciones.

En los hombres, las complicaciones pueden llevar a

  • Epididimitis
  • Síndrome de Reiter
  • Conjuntivitis
  • Lesiones en la piel y secreción.

En las mujeres, las complicaciones pueden conducir a

  • La enfermedad inflamatoria pélvica
  • Dolor pélvico crónico
  • Vaginitis
  • Cervicitis mucopurulenta
  • Aborto

¿Cómo se diagnostica la uretritis?

La uretritis se suele diagnosticar a través de la recopilación de la historia del individuo y a través de un examen físico.

En los hombres, la uretritis se diagnostica por lo menos por uno de los siguientes factores: secreción uretral mucopurlente o purulenta en el examen, ≥10 glóbulos blancos por campo de alta potencia de la orina de primera expulsión.

Los hombres que cumplen con los criterios para la uretritis comúnmente se someten a pruebas de amplificación de ácido nucleico para Chlamydia trachomatis y Neisseria gonorrhoeae para determinar el tipo de uretritis.

Cultivo: es necesario que la muestra incluya células epiteliales, ya que Chlamydia es un parásito que se localiza en el interior de las células, y el pus no contiene suficientes gérmenes.

Métodos de detección de ADN: tienen una elevada sensibilidad, cercana al 98-100%. detección del ADN como la PCR (reacción en cadena la polimerasa).

Métodos de detección de antígenos, como la inmunofluorescencia directa o el enzimoinmunoanálisis.

A los hombres se les examina el abdomen, el área de la vejiga, el pene y el escroto, además de la región inguinal descartar para la presencia de ganglios.

La prevención primaria puede lograrse mediante la reducción de los factores de riesgo modificables que aumentan la probabilidad de desarrollar uretritis.

Entre esos factores figuran, entre otros, las relaciones sexuales (en particular las relaciones sexuales sin protección) y la irritación genital por el contacto con ropa ajustada, y diversos agentes irritantes como el jabón, la loción y los espermicidas.

¿Cómo prevenir la uretritis?

Las infecciones bacterianas que provocan uretritis gonocócica y no gonocócica pueden prevenirse mediante:

  • El uso de anticonceptivos de barrera, como los preservativos.
  • La vacunación previa a la exposición: vacunas contra el vph y la hepatitis b.
  • Reducir el número de parejas sexuales.

Tratamiento de la uretritis

NOTA: La información contenida en este apartado no sustituye la consulta médica ni debe tomarse como una prescripción médica. Debe consultar con su médico de confianza para encontrar el tratamiento adecuado.

Hasta un 40-50% de los casos de uretritis tienen una causa mixta (Chlamydia-Neisseria gonorrhoeae), por lo que se recomienda que el tratamiento cubra ambos gérmenes.

Los antimicrobianos suelen ser el medicamento de elección para las infecciones gonocócicas y no gonocócicas.

Para clamidia se aconseja, el uso de una terapia dual que consiste en dos antimicrobianos que tienen diferentes mecanismos de acción sería una estrategia de tratamiento eficaz para la uretritis y también podría potencialmente frenar la resistencia a los antibióticos.

Se pueden prescribir diversos medicamentos en función de la causa de la uretritis:

Uretritis gonocócica dosis oral de azitromicina 1g simultáneamente con Cefixime 400 mg dosis oral puede ser usada.

Uretritis no gonocócica (causada por Chlamydia trachomatis): El CDC recomienda administrar una dosis única oral de azitromicina 1g o un ciclo de 7 días de doxiciclina 100 mg por vía oral dos veces al día.

También se pueden utilizar tratamientos alternativos cuando las opciones anteriores no están disponibles:

Eritromicina 500 mg por vía oral cuatro veces al día durante 7 días

Levofloxacino 500 mg por vía oral una vez al día durante 7 días

Deben evitarse las relaciones sexuales por lo menos 7 días después de la finalización del tratamiento (y hasta que se resuelvan los síntomas, si los hay).

También deben evaluarse y tratarse las parejas sexuales anteriores y actuales.

Las personas que muestren persistencia o recurrencia de los síntomas deben recibir instrucciones para una posible reevaluación.

Aunque no existe una definición estándar, la uretritis persistente se define como aquella que no ha mostrado mejoría en la primera semana de la terapia inicial.

La uretritis recurrente se define como la uretritis que reaparece dentro de las 6 semanas posteriores a un episodio previo de uretritis no gonocócica.

Si los síntomas recurrentes están respaldados por evidencia microscópica de uretritis, entonces es apropiado volver a tratarla.

Las siguientes recomendaciones de tratamiento son limitadas y se basan en la experiencia clínica, las opiniones de expertos y las pautas para la uretritis no gonocócica recurrente o persistente:

Si se prescribió la doxiciclina como tratamiento inicial, dar azitromicina 500 mg o 1 gramo el primer día, y luego dar azitromicina 250 mg una vez al día durante 4 días más metronidazol 400 – 500 mg dos veces al día durante 5 días

Si se prescribió azitromicina como terapia inicial, entonces dar doxiciclina 100 mg dos veces al día durante 7 días más metronidazol 400 – 500 mg dos veces al día durante 5 – 7 días

Moxifloxacino 400 mg por vía oral una vez al día durante 7 a 14 días puede administrarse con precaución, si se demuestra una infección de M. genitalium resistente a los macrólidos.

La gonorrea se ve más comúnmente en los hombres que en las mujeres y las tasas de infección son más altas en los adolescentes y adultos jóvenes.

La secreción uretral, la disuria y la exposición a una infección de transmisión sexual (ITS) son presentaciones frecuentes de la uretritis en la población masculina.

Las complicaciones más importantes que pueden aparecer durante una uretritis son la epididimitis, orquioepididimitis o prostatitis en varones.

La infección gonocócica diseminada (aparece en el 1-2% de infecciones por gonococo no tratadas, prudiendo, dermatitis, artritis, endocarditis o meningitis.

El objetivo de la terapia inicial es optimizar el cumplimiento y prevenir la resistencia antibiótica y la recurrencia de esta enfermedad, que es predominantemente de transmisión sexual.

Referencias:

-Gillespie CW, Manhart LE, Lowens MS, Golden MR (March 2013). «Asymptomatic urethritis is common and is associated with characteristics that suggest sexually transmitted etiology». Sexually Transmitted Diseases. 40 (3): 271–4.