¿Qué es el síndrome de la silla turca vacía?

El síndrome de la silla turca vacía es una afección que ocurre cuando la hipófisis, que es una pequeña glándula de forma ovalada de aproximadamente 10 x 12 milímetros, ubicada justo en la base del cerebro, en una estructura ósea denominada silla turca, experimenta un encogimiento o aplanamiento, teniendo un aspecto más traslúcido, cuando se practica una resonancia magnética.

A menudo, la cavidad donde se aloja (silla turca) se llena de líquido cefalorraquídeo (LCR) que se ha filtrado hacia la silla, ejerciendo presión sobre la hipófisis. Esto provoca que la glándula se encoja o se aplane.

La glándula hipófisis o pituitaria suele seguir funcionando con normalidad, pero en una minoría de casos puede llegar a ser poco activa (hipopituitarismo).

El síndrome primario de la silla turca vacía se presenta cuando una de las capas (aracnoides) que cubre la parte externa del cerebro se introduce en la silla y ejerce presión sobre la hipófisis.

El síndrome secundario, ocurre cuando la silla está vacía, debido a que la hipófisis ha resultado dañada, ya sea por un tumor, una radioterapia, un infarto(isquemia post parto por hemorragia o síndrome de Sheehan), una cirugía o un trauma.

El síndrome de la silla turca vacía se puede observar en una afección llamada pseudotumor cerebral, que afecta principalmente a las mujeres jóvenes y obesas, y que ocasiona que el LCR esté bajo una mayor presión, puede haber rinorrea de líquido céfalo raquídeo

Una afectación de la hipófisis puede conducir a problemas con cualquier otra de las glándulas que producen diversas hormonas como:

  • Las glándulas suprarrenales
  • Los ovarios
  • Los testículos
  • La tiroides

Síntomas de la silla turca vacía:

Cuando existe el síndrome de la silla turca vacía, con frecuencia se presentan síntomas o pérdida de la función de la hipófisis, tales como:

  • Problemas de erección
  • Dolores de cabeza
  • Menstruación irregular o ausente
  • Disminución o falta de deseo sexual o libido baja
  • Fatiga, decaimiento
  • Galactorrea ( secreción por el pezón)

Diagnóstico:

El síndrome primario de la silla turca vacía se descubre más frecuentemente durante una resonancia magnética o un escáner. La función de la hipófisis generalmente es normal.

En raros casos si está la presión alta en el cerebro:

  • Examen de la retina por parte de un oftalmólogo.
  • Punción lumbar (punción raquídea).

Tratamiento:

Dependerá de las hormonas que se encuentren deficientes lo que implica el reemplazo de las hormonas que faltan o están disminuidas.

En raras ocasiones en el síndrome primario de la silla turca vacía hay un nivel ligeramente más alto de lo normal de prolactina.

Las complicaciones del síndrome secundario de la silla turca vacía están relacionadas con la causa de la enfermedad de la hipófisis o con los efectos de la deficiencia de hormona hipofisaria (hipopituitarismo).

Puede haber síntomas de funcionamiento anormal de la hipófisis, como problemas del ciclo menstrual o impotencia.

La hiposecreción de hormonas de la adenohipófisis (hipopituitarismo) puede ser generalizada,  o puede caracterizarse por la pérdida selectiva de una o varias hormonas hipofisarias de la hipófisis anterior.

O bien se alteran las dos hormonas del lóbulo posterior, que son: Oxitocina y Vasopresina (hormona antidiurética, ADH)

En las mujeres, la oxitocina estimula la contracción de las células mioepiteliales de la mama y las células miometriales del útero.

Se ha identificado oxitocina en hombres, pero sin una función específica, hasta ahora.

La deficiencia de vasopresina produce diabetes insípida central. La secreción excesiva de vasopresina produce el síndrome de secreción inadecuada de ADH (SIADH).

Referencias:

MANUAL MSD, Versión para profesionales, Lesiones hipofisarias Por Ian M. Chapman, MBBS, PhD, University of Adelaide, Royal Adelaide Hospital. Última modificación del contenido ago. 2019

Kaiser U, Ho KKY. Pituitary physiology and diagnostic evaluation. In: Melmed S, Polonsky KS, Larsen PR, Kronenberg HM, eds. Williams Textbook of Endocrinology. 13th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap