Sumario: Algunos estudiantes tienen una menor percepción de riesgo cuando consumen cannabis con respecto al tabaco. Es importante tener en cuenta que la marihuana contiene productos químicos que pueden ser más nocivos que los cigarrillos, lo que aumenta las posibilidades de efectos adversos. Los receptores cannabinoides están presentes en el tejido del pene de músculo liso.

Por lo tanto, es posible que el THC (tetrahidrocannabinol, que es la substancia activa) afecte la función del pene y en algunos hombres, esto pueda provocar una disfunción eréctil.

La marihuana puede causar euforia, junto al efecto hilarante, seguida de somnolencia y un tiempo de reacción más lento.

En algunos casos se pierde el deseo de tener relaciones sexuales después de fumar marihuana.

La marihuana aumenta los niveles de una sustancia química llamada dopamina en el cuerpo.

La dopamina es una hormona que puede afectar el estado de ánimo y las emociones.

Si un hombre se acostumbra a estos niveles artificialmente altos de dopamina.

Puede percibir que el nivel natural de dopamina de su cuerpo no sea suficiente para estimularlo sexualmente, lo que le dificulta obtener una erección firme.

La marihuana también puede afectar el sistema circulatorio y aumentar la presión arterial y la frecuencia cardíaca.

 Ambas condiciones médicas son factores de riesgo que pueden derivar en una disfunción eréctil.

Fumar marihuana, si existe una enfermedad cardiovascular silenciosa o manifiesta plantea riesgos para la salud debido a las consecuencias del aumento del trabajo cardíaco.

Hay aumento de los niveles de catecolaminas, carboxihemoglobina e hipotensión postural.

El uso prolongado de cannabis podría actuar como un estimulante de la secreción en el páncreas endocrino, induciendo así resistencia a la insulina, disfunción endotelial y diferentes grados de disfunción eréctil.

Un sentido del tiempo alterado, así como los cambios en el estado de ánimo pueden ser efectos de la marihuana, lo que puede conllevar en casos extremos a un síndrome amotivacional.

Para entender por qué la marihuana puede causar disfunción eréctil, es importante entender exactamente cómo nos afecta.

La marihuana afecta el cerebro. Cuando se fuma, el THC pasa rápidamente de los pulmones al torrente sanguíneo, donde se transporta al cerebro y a otros órganos de todo el cuerpo.

El THC se absorbe más lentamente cuando la persona lo come o bebe.

Debido a una similitud en la estructura, el THC puede activar ciertas moléculas que normalmente reaccionan a los químicos naturales similares.

Una de ellas es la anandamida, conocida como la “molécula de la dicha” es un endocannabinoide.

El THC le indica al cuerpo que libere dopamina a niveles más altos que lo normal.

 La dopamina tiene un efecto sobre el estado de ánimo y la sensación en el cuerpo. Esta es la razón por la cual las personas se sienten “drogadas” después de consumirlo.

Otros efectos de la marihuana incluyen:

  • Cambios en los sentidos                                          
  • Cambio de sentido del tiempo
  • Cambios en el estado de ánimo
  • Movimiento corporal deteriorado
  • Dificultad para pensar y resolver problemas
  • Deterioro de la memoria

En casos de dosis más grandes y dependencia prolongada reducen significativamente los niveles de LH y testosterona.

También puede determinar cambios en la motilidad y el número de espermatozoides eyaculados.

Además, cabe destacar que el THC puede actuar directamente sobre la activación del receptor estrogénico (ER) funcionando así, como un “perturbador endocrino”.

Influye en el páncreas endocrino y la secreción de insulina y glucagón.

 Otras Consecuencias:

Teniendo en cuenta que, el consumo de cannabis se inicia en los adolescentes y está relacionado con diferentes factores de riesgo individuales, familiares, escolares y ambientales.

La problemática de su consumo y sus consecuencias preocupa por ser la sustancia ilícita más consumida nivel mundial.

De hecho, como ha señalado el último estudio de la Organización Mundial de la Salud (OMS) sobre comportamiento adolescente.

Realizado entre 42 países, entre ellos varios europeos, los adolescentes españoles se encuentran entre los que más cannabis consumen.

Estos escolares tienen un consumo problemático caracterizado por una mayor frecuencia, rasgos adictivos y consecuencias en el rendimiento académico.

Precisamente, se ha asociado el incremento del consumo con un inicio más temprano en el mismo, algo que se relaciona con un uso posterior de otras drogas ilícitas.

Esto produce la presencia de diversas alteraciones del procesamiento cognitivo y de la función motora y una mayor probabilidad de fracaso escolar.

Conclusiones:

Los cannabinoides, de alguna manera sustituyen a la acetilcolina en las sinapsis de los nervios, por lo que las funciones cerebrales del hombre se alteran.

 Y no pueden, en ciertos casos, ni producir una erección ni un orgasmo.

Si el consumo continúa, esto te puedo llevar a la impotencia absoluta.

Esto ocurre cuando la función del sistema parasimpático que controla el pene es cancelada por el cerebro debido a la deficiencia del neurotransmisor acetilcolina en las sinapsis de los nervios y neuronas.

Tampoco se podrá alcanzar el orgasmo debido a que la deficiencia de acetilcolina que es un neurotransmisor.

Éste coordina las funciones del sistema nervioso autónomo para que se produzca la erección y luego el clímax.

Por último, la producción de semen y las funciones testiculares también decaerán, las eyaculaciones disminuirán, para finalmente deteriorar más aún la vida sexual.

Keywords: marihuana y disfunción eréctil, falta de libido y marihuana,
fertilidad y marihuana erección y marihuana, Síndrome amotivacional y
marihuana, orgasmo y marihuana, impotencia y marihuana, perturbador endocrino y
marihuana, dopamina y marihuana, espermatozoides anormales y marihuana,
receptor estrogénico y marihuana.