La disfunción eréctil se asocia con una disminución de los niveles de testosterona. En el caso del consumo de marihuana, algunos autores concluyen que este es un efecto dependiente de la dosis.

La excitación sexual es principalmente un factor hormonal, pero puede verse influida por la actividad psico neural. Existe evidencia de que el cannabis puede disminuir la potencia sexual.

¿Qué sabemos sobre la marihuana y la sexualidad?

Después de la excitación en los hombres los efectos, en la mayoría de los casos, durante las relaciones sexuales, es que el flujo sanguíneo general del pene disminuye.

Los hombres que practicaban sexo y fumaban marihuana tenían cuatro veces menos probabilidades de alcanzar el clímax que el grupo de no fumadores.

Además, los fumadores de marihuana tienen tres veces más probabilidades de tener un orgasmo demasiado rápido y dos veces más probabilidades de terminar demasiado lento que los que se abstienen.

En general, tanto hombres como mujeres son más inhibidos sexualmente por la marihuana a largo plazo. El uso crónico potencia los efectos hormonales adversos e impacta la fisiología.

Las dosis altas, pueden causar una serie de eventos no deseados sexualmente, como náuseas, dolor de cabeza, ansiedad, paranoia o despersonalización sexual.

La marihuana y las relaciones de pareja.

El consumo crónico de marihuana se relaciona con problemas de comportamiento en las relaciones, que incluyen comportamiento agresivo y cambios de humor.

Esto conduce al desapego sexual y emocional y crea la necesidad de altas dosis de marihuana e incluso falta de motivación.

Efectos adversos de la marihuana en las relaciones sexuales

En usuarios frecuentes, los efectos secundarios sexuales de la marihuana incluyen baja energía y libido. Esto está asociado con el efecto de la marihuana sobre la testosterona y las hormonas hipofisiarias.

Otros efectos adversos incluyen bajo deseo, disfunción eréctil e irregularidades en el orgasmo en los hombres.

Las mujeres tienden a tener variaciones de la progesterona, y en algunos casos de estrógenos, que se expresan como problemas menstruales y pueden provocar depresión.

En personas predispuestas, el uso intensivo de marihuana puede inducir pánico, miedos, deterioro de la memoria e incluso episodios psicóticos y si el consumo es alto y prolongado un síndrome amotivacional crónico.

Fumar marihuana compulsivamente se asocia con un recuento bajo de espermatozoides en los hombres y con irregularidades menstruales en las mujeres.

El CBD o cannabidiol es un componente presente en algunas (no todas) variedades de cannabis. Es uno de los más de 545 compuestos, que se han identificado hasta la fecha, presentes en la composición química de la Cannabis Sativa, el más común es el tetrahidrocannabinol o THC.

Masters y Johnson, sobre los efectos del consumo de marihuana en el sexo demostraron que producía pocas mejoras fisiológicas significativas.

El estudio de cinco años finalizó en 1979, con un tamaño de muestra de 800 hombres y 500 mujeres, cuyas edades oscilaron entre los 18 y los 30 años. En este estudio, las mujeres no informaron un aumento de la lubricación vaginal, y los hombres no informaron mejoras en el mantenimiento de las erecciones o un aumento de la firmeza del pene.

Referencias:

  • McKay, A. (Spring 2005). «Sexuality and substance use: The impact of tobacco, alcohol, and selected recreational drugs on sexual function.».Canadian Journal of Human Sexuality14(1–2): 47
  • Jacoby, Sarah.»How Does Cannabis Actually Affect Sex?».SELF. Retrieved 2019-12-03.