El síndrome de Klinefelter es una enfermedad genética que hace que los hombres nazcan con una copia extra del cromosoma X en sus células. Es la causa más frecuente de hipogonadismo hipogonadotropo en el hombre.

Los hombres con esta condición tienen testículos más pequeños de lo normal que producen menos testosterona.

La testosterona, como es sabido, es la hormona masculina que estimula los rasgos sexuales como el vello corporal y el crecimiento muscular.

La falta de testosterona causa síntomas como el crecimiento de las mamas que puede ser más o menos ligero, un pene pequeño y menos vello facial y corporal de lo normal.

Muchos hombres con esta condición no podrán tener hijos. El síndrome de Klinefelter también puede retrasar el desarrollo del habla y el lenguaje en los niños varones y un retraso puberal.

En los niños pequeños, el primer signo suele ser un retraso en el habla o el aprendizaje.

Síntomas del Síndrome de Klinefelter

En los hombres mayores, los síntomas comunes incluyen:

  • Pene pequeño y testículos pequeños y firmes
  • Poca o ninguna producción de esperma
  • Mamas más o menos prominentes, lo que se denomina ginecomastia
  • Muy poco vello en la cara, en las axilas y alrededor de la zona púbica
  • Aumento de la altura
  • Piernas largas con un tronco corto (normalmente la mitad del cuerpo se encuentra en el pubis)
  • La falta de tono y fuerza muscular
  • La falta de energía
  • Baja libido
  • Aumento de la grasa abdominal
  • Infertilidad
  • Ansiedad y depresión
  • Problemas de interacción social (además de, lectura y escritura)
  • Puede haber, trastornos metabólicos como, diabetes

Los hombres que sólo tienen un cromosoma X extra en algunas de sus células tendrán síntomas más leves, esto se denomina en mosaico o mosaisismo

Un número menor de hombres tiene más de un cromosoma X extra en sus células. Cuantos más cromosomas X tengan, más graves serán sus síntomas.

Síntomas graves del Síndrome de Klinefelter

  • Grandes problemas con el aprendizaje y el habla
  • Mala coordinación
  • Características faciales únicas…
  • Problemas óseos

¿A quién afecta el Síndrome de Klinefelter?

El síndrome de Klinefelter es una de las alteraciones cromosómicas más comunes en los recién nacidos, es una trisomía ya que presentan uno o más cromosomas x de más.

Afecta a entre 1 de cada 500, varones recién nacidos.

Las variantes de la enfermedad con tres, cuatro o más cromosomas X extra son menos comunes. Estas variantes afectan a 1 de cada 50.000 o menos recién nacidos.

Es posible que el síndrome de Klinefelter afecte a más niños y hombres de lo que las estadísticas sugieren.

A veces los síntomas son tan leves que pasan desapercibidos. O los síntomas pueden ser mal diagnosticados siendo causados por otras condiciones similares.

Todos nacemos con 23 pares de cromosomas, o 46 cromosomas en total, dentro de cada una de nuestras células. Estos incluyen dos cromosomas sexuales, X e Y.

Las mujeres nacen con dos cromosomas X, XX. Estos cromosomas les dan rasgos sexuales femeninos como los senos y el útero.

Los varones nacen con un cromosoma X y uno Y, XY. Estos cromosomas les dan rasgos masculinos como el pene y los testículos.

Los niños con el síndrome de Klinefelter nacen con un cromosoma X extra, lo que hace que sus células tengan cromosomas XXY.

Este error ocurre al azar durante la concepción. La mitad de las veces el error comienza en el huevo de la madre. La otra mitad de las veces, viene del esperma del padre.

Algunos chicos tienen más de un cromosoma X extra. Por ejemplo, su cromosoma podría tener este aspecto: XXXXY.

Otros tienen diferentes anomalías cromosómicas en cada célula. Por ejemplo, algunas células pueden ser XXY, mientras que otras son XXXY. Esto se llama mosaicismo.

Esta condición es generalmente aleatoria y no es causada por nada trasmisible de padres a hijos.

Las mujeres que tienen más de 35 años cuando quedan embarazadas tienen una probabilidad ligeramente mayor de producir un bebé con el síndrome de Klinefelter.

¿Cómo es diagnosticado el Síndrome de Klinefelter?

Un pequeño número de varones con síndrome de Klinefelter son diagnosticados antes de nacer cuando su madre se hace una de estas pruebas:

  • Amniocentesis: En esta prueba, se extrae una pequeña cantidad de líquido amniótico del saco que rodea al bebé. El líquido se examina en un laboratorio para detectar problemas en los cromosomas.
  • Muestreo de vellosidades coriónicas: Se extraen las células de las diminutas proyecciones en forma de dedo llamadas vellosidades coriónicas de la placenta.

Estas células se analizan para detectar problemas en los cromosomas.

Debido a que estas pruebas pueden aumentar el riesgo de un aborto espontáneo, generalmente no se realizan a menos que el bebé esté en riesgo de tener un problema de cromosomas.

A menudo el síndrome de Klinefelter no se descubre hasta que se llega a la pubertad o más tarde.

Se utilizan dos tipos de pruebas para diagnosticar el síndrome de Klinefelter:

  • Análisis cromosómico: También llamado cariotipo, este análisis de sangre busca cromosomas anormales, como un cromosoma X extra.
  • Pruebas hormonales: Los análisis de sangre con niveles bajos de testosterona, que son un signo del síndrome de Klinefelter.

Los síntomas leves a menudo no necesitan ser tratados. Los hombres con síntomas evidentes, deberían empezar tan pronto como sea posible, preferiblemente durante la pubertad.

Comenzar el tratamiento a tiempo puede prevenir algunos de los síntomas.

Tratamiento para el Síndrome de Klinefelter

Uno de los principales tratamientos es la terapia de reemplazo de testosterona.

La toma de testosterona alrededor del momento de la pubertad desencadenará el desarrollo de características masculinas que normalmente se dan en la pubertad, tales como:

  • Una voz profunda
  • El crecimiento del vello facial y corporal
  • Aumento de la fuerza muscular
  • Crecimiento del pene
  • Fortalecimiento de los huesos.

Terapia de reemplazo hormonal para hombres:

Se consigue por inyección cada dos o tres semanas, u otros medios.

Otros tratamientos para el síndrome de Klinefelter incluyen:

  • Terapia física para mejorar la fuerza muscular
  • Terapia ocupacional para ayudarle a funcionar día a día en la escuela, el trabajo y en la vida social, terapia del habla y del lenguaje.
  • Terapia del comportamiento para ayudar a ganar habilidades sociales, para afrontar los problemas emocionales como la depresión y la baja autoestima que se derivan de la condición.
  • Cirugía (mastectomía) para eliminar el tejido mamario adicional.
  • Tratamiento de la fertilidad.

Infertilidad y el Síndrome de Klinefelter

La mayoría de los hombres con síndrome de Klinefelter no producen casi esperma. La falta de esperma puede dificultar la paternidad, pero no es imposible.

Si se tiene un recuento de espermatozoides bajo, un procedimiento llamado extracción intracitoplasmática de espermatozoides con inyección intracitoplasmática de espermatozoides (TESE-ICSI).

Se extraen los espermatozoides directamente del testículo y se los inyecta en un óvulo para aumentar las posibilidades de embarazo.

Crío preservar espermatozoides

Existe una ventaja en buscar y crio preservar espermatozoides en pacientes adolescentes en lugar de adultos.

La TESE tiene un éxito en casi el 50% de las pacientes y la tasa de embarazo después de ICSI no fue obviamente diferente de otras causas de falla espermatogénica.

La tasa de extracción positiva de esperma pareció ser mejor para pacientes más jóvenes. Durante la infancia, la tasa de supervivencia de la espermatogonía 47XXY es baja.

Sin embargo, algunas espermatogonías pueden eliminar su cromosoma X adicional, dando lugar a clones raros de 46XY, que son el origen de focos raros de espermatogénesis completa después de la pubertad.

Varios argumentos sugieren que esta espermatogénesis focal disminuye con la edad. Esto sugiere que habría un beneficio para los pacientes si el TESE se realizara en adolescentes y los espermatozoides se crio preservaran.

Además, la androgenoterapia es un tratamiento común del síndrome de Klinefelter, pero conlleva el riesgo de disminuir la espermatogénesis focal al disminuir las gonadotropinas.

La preservación de los espermatozoides de la adolescencia por TESE permitiría prescribir androgenoterapia con menos preocupación por la capacidad reproductiva futura.

Se deben realizar estudios controlados para determinar la mejor edad para TESE-ICSI en pacientes homogéneos con síndrome de Klinefelter 47XXY.

Es la causa genética más frecuente de hipogonadismo e infertilidad el hombre y un 11% del hombre con azoospermia tiene un síndrome de Klinefelter.

El 85% tiene un cariotipo de 44XXY y un 15%, son casos mosaicos, es decir, tienen células 47XXY y 46XY y éstos pueden tener una espermatogénesis normal y fertilidad conservada.

La gestión de la infertilidad masculina ha progresado mucho con el desarrollo de la técnica de micro-inyección intra-ovocitaria de espermatozoides o inyección intracitoplasmática de esperma (ICSI).

Esta técnica permite conseguir, una tasa de embarazo de entre 25-30%, con espermatozoides extraídos, ya sea del eyaculado, del epidídimo o por una biopsia testicular.

Esto es posible, aunque sólo haya una espermatogénesis focal, únicamente en algunos túbulos seminíferos, lo cual ocurre en un 50% de los casos de azoospermia secretora.

La extracción de espermatozoides por biopsia (TESE), testicular sperms extraction, seguida de ICSI, en esos casos solo es algo inferior a la de un 35 % de las azoospermias obstructivas.

El diagnóstico se hace por medio de la realización de un cariotipo y puede ser, según los casos, prenatal, (edad materna elevada, sospecha ecográfica), la infancia por una criptorquidia o un micro pene o una longitud excesiva de miembros inferiores o dificultades de aprendizaje.

Solo en un 10% el diagnóstico, se hace antes de la pubertad.

Es en la adolescencia cuando se constata una hipotrofia testicular, ginecomastia, talla alta, escasa barba, con testosterona baja, lo que conduce a la realización de un cariotipo.

Después de los 25 años, el 70% presentan una disminución de la libido y disfunción eréctil, por el déficit androgénico, siendo el hipogonadismo, sin embargo, parcial.

Por la cual no siempre se diagnostica y en aproximadamente, en el 64% de los casos no son confirmados, en toda su vida.

En la edad adulta la ginecomastia no desaparece del todo y a menudo, es necesaria una intervención plástica.

La infertilidad se asocia a una espermatogénesis, severamente afectada, una FSH alta e inhibina B baja, (ésta última es normal cuando, la causa es obstructiva), con testosterona baja o subnormal y una LH moderadamente aumentada.

Referencias

– Anales de Endocrinología, Volumen 71, n ° 6, páginas 494-504 (diciembre de 2010), Doi: 10.1016 / j. ando.2010.06.001-I. Plotton et al., Lyon, 59, boulevard Pinel, 69677 Bron cedex France.

– Klinefelter Syndrome Updated: Mar 23, 2020.Author: Germaine L Defendi, MD, MS, FAAP; Chief Editor: Luis O Rohena, MD.