Lo que debes saber

Gardnerella vaginalis es una bacteria cocobacilar, Gram variable y oportunista que puede formar parte de la microbiota habitual del área genital y el recto de los hombres. Cuando esta se exacerba causa manifestaciones clínicas como ardor al orinar, enrojecimiento del prepucio y el glande e inflamación de la uretra con secreción amarillenta.

También se ha encontrado en otros sitios anatómicos extragenitales. La infección por Gardnerella vaginalis se asocia a factores de riesgo, entre ellos que haya depresión del sistema inmunológico o una malformación anatómica. Las principales muestras para su diagnóstico son: orina, secreción uretral, hisopados endouretrales y semen. Para el diagnóstico se utilizan diversas técnicas, como la tinción de Gram, el cultivo y el PCR. El tratamiento más usado para erradicar a la Gardnerella vaginalis es el metronidazol, pero también ha sido útil clindamicina, amoxicilina-clavulánico y vancomicina.

La presencia de la bacteria Gardnerella vaginalis en el hombre puede ser más común de lo que se cree. A pesar de que esta bacteria tiene como principal reservorio los genitales femeninos, no quiere decir que no afecte a los hombres, y hoy profundizaremos sobre ello.  

Un estudio científico reveló que Gardnerella vaginalis puede estar presente en la microbiota habitual del tracto urogenital y rectal en un 7 a 11% de los hombres. Su presencia representa un factor de riesgo a sufrir infecciones en estos pacientes, aunado a otras condiciones que favorezcan su exacerbación, bien en el área de localización o su propagación a otros sitios anatómicos.

Aunque está claro que el contacto sexual con mujeres portadoras de la bacteria es la fuente de infección más frecuente y viceversa, es decir, el hombre también puede ser el transmisor de la bacteria, actuando como fuente de colonización del tracto genital femenino.  

Ahora bien, se han reportado casos de infección por Gardnerella vaginalis en hombres, produciendo cuadros infecciosos a nivel genital, como extragenital. Entre los genitales se encuentran: uretritis no gonocócica, balanitis, postitis, prostatitis, y entre los extragenitales se han descrito los siguientes: absceso perinefrítico en riñón trasplantado, absceso pulmonar, bacteriemia, empiema pleural, pielonefritis, endocarditis.

Sin embargo, el denominador común ha sido la presencia de factores  de riesgo. Esto sugiere que la Gardnerella en el hombre se presenta como una bacteria oportunista, como también lo es en la mujer. ¿Qué quiere decir esto? Sencillo, que la bacteria puede estar presente como microbiota normal sin causar ningún daño, mientras esta se encuentre en perfecto equilibrio con el resto de los microorganismos presentes, y solo va a causar problemas cuando el sistema inmunitario se encuentra debilitado por alguna razón, o exista alguna condición patológica que favorezca su proliferación.

Importancia de la presencia de Gardnerella vaginalis en hombres

Gardnerella vaginalis en el hombre se ha aislado de diversos tipos de muestras, tales como: líquido seminal, secreción uretral, hisopados endouretrales y rectales, así como también de la piel del prepucio.

En el caso de su presencia en el semen, en la piel del prepucio y en el hisopado rectal no necesariamente se relaciona con infección, pues puede estar allí como un colonizante o microbiota habitual o transitoria, sin causar daño.

En un estudio realizado en hombres heterosexuales y homosexuales en cuanto a la presencia de esta bacteria en hisopado rectal, no se encontró diferencias significativas y no se asoció a enfermedad alguna.

Por otro lado, hay investigaciones que pretenden profundizar en cuanto a la posible participación en la infertilidad de algunos hombres con Gardnerella vaginalis en semen, pero hasta ahora no hay nada concreto.

El aislamiento de la bacteria en secreciones uretrales y orina en hombres está más relacionado a enfermedad, aun cuando hay que resaltar que las infecciones urinarias por Gardnerellas vaginalis no son muy frecuentes.

Ahora bien, Gardnerella vaginalis es una causa frecuente de uretritis no gonocócica en hombres. También se han visto casos de infecciones profundas por este microorganismo.

Síntomas

Los hombres que presentan uretritis no gonocócica por Gardnerella vaginalis pueden presentar las siguientes manifestaciones clínicas:

  • Inflamación de la uretra.
  • Inflamación del prepucio.
  • Inflamación del glande.
  • Ardor al orinar.
  • Prurito en el pene.
  • Secreción uretral color amarillo.

En caso de infección urinaria puede presentar:

  • Ardor al orinar.
  • Piuria.
  • Cistitis hemorrágica.
  • Pielonefritis crónica.
  • Bacteriuria sintomática.

¿Cómo se hace el diagnóstico de Gardnerella vaginalis en hombres?

Toma de muestra

En presencia de síntomas a nivel genital, sugestivo de uretritis no gonocócica u otras manifestaciones clínicas como: balanitis (inflamación del glande), postitis (inflamación del prepucio) o balanopostitis (inflamación mixta en glande y prepucio), se pueden tomar las siguientes tipos de muestras: orina, secreción uretral, hisopados endouretrales, líquido seminal, exudado de úlceras o lesiones a nivel del prepucio o el glande.

El médico  determinará cuál es la muestra más representativa de acuerdo a los síntomas del paciente

En caso de infecciones extragenitales se puede usar sangre, aspiraciones broncoscópicas, biopsia de abscesos, exudado de empiema, entre otros, dependiendo a qué nivel se encuentre la infección.

Tinción

Una técnica que permite sospechar de la presencia de Gardnerella vaginalis es la tinción de Gram de las secreciones uretrales, orinas, semen, entre otras muestras. Es sugestivo de infección por Gardnerella vaginalis si se observan leucocitos > a 2 por campo, presencia de células claves y bacterias de tipo cocobacilos Gram variable. Se confirma con el cultivo u otras técnicas.

Cultivo

Para aislar a este tipo de bacteria se utiliza el agar Columbia suplementado con 5% de sangre, incubado a 37 °C en ambiente de microaerofilia (es decir, con 5-10% de CO2) o en anaerobiosis. El tiempo de crecimiento es de 48 horas. Sus colonias son pequeñas, betahemolíticas, de aspecto brillante y transparente. Adicionalmente se realizan pruebas bioquímicas que permitirán su reconocimiento definitivo.  

En orina es preciso que se encuentre en una cantidad > a 105 UFCy que exista sintomatología para infección urinaria para que sea considerada el agente causal de la misma, ya que de lo contrario su presencia puede deberse a una contaminación de la muestra de orina al pasar por la uretra.  G. vaginalis se considera un patógeno no convencional de infección urinaria, que se está viendo cada vez con mayor frecuencia.

Reacción en cadena de la polimerasa  (PCR)

Este tipo de técnicas son muy útiles y muy usadas actualmente por su alta sensibilidad y rapidez. Consiste en detectar el ADN de la bacteria en las muestras estudiadas.

Tratamiento para Gardnerella vaginalis

Aunque la bacteria Gardnerella vaginalis es bastante sensible a los antibióticos, aún no está muy bien definido cuál debe ser el tratamiento ideal y la duración del mismo. Sin embargo, se ha utilizado con éxito: metronidazol, clindamicina, amoxicilina-clavulánico y vancomicina.

El tratamiento para Gardnerella vaginalis más utilizado es el metronidazol en comprimidos de 500 mg cada 12 horas por 6 días o cremas tópicas por 5 días, sin embargo ya se ha empezado a ver resistencia al metronidazol por parte de esta bacteria. Afortunadamente la clindamicina sigue siendo una buena opción, especialmente en infecciones a repetición. 

Es importante señalar que cuando la mujer o el hombre están afectados con esta bacteria, se debe tratar a la pareja para evitar la reinfección.

Factores de riesgo

Como ya se ha mencionado la infección por Gardnerella vaginalis en el hombre y también en mujeres es oportunista, es por ello que los casos de infecciones por esta bacteria en hombres han estado íntimamente relacionados con un sistema inmunológico deprimido o una anormalidad anatómica.

Los factores de riesgos que se han descrito en los principales casos clínicos de infección por Gardnerella vaginalis en el hombre son los siguientes:

  • Trasplante de riñón.
  • Alcoholismo.
  • SIDA.
  • Fumadores.
  • Síndrome prostático.
  • Cirugía de neoplasia pulmonar.
  • Infección del tracto urinario inferior.
  • Tumor urotelial vesical.
  • Mantener relaciones sexuales sin protección.

Quizás le interese leer

Gardnerella vaginalis en hombres y mujeres. Una mirada amplia.

Referencias

  • Ruiz-Gómez ML, Martín-Way DA, Pérez-Ramírez MD, Gutiérrez-Fernández J. Infecciones profundas por Gardnerella vaginalis en el varón. Revisión de la literatura y a propósito de un caso [Male deep infections by Gardnerella vaginalis. A literature review and a case report]. Rev Esp Quimioter. 2019; 32 (5):469-472. Disponible en: NCBI
  • Paredes F, Juan Roca J. Enfermedades de transmisión sexual. Offarm, 2004; 23 (7): 100-106. Disponible en Elsevier.
  • Caldas L, Pinzón M, Botero L. Infecciones en varones por Gardnerella vaginalis: Revisión bibliográfica. Revista de Investigaciones Andinas. 2020; 22 (40):195-213 DOI: 10.33132/01248146.1595 Disponible en: Investigación Andina
  • Ginestre-Pérez M, Romero-Añez S, Martínez-García A, Rincón-Villalobos G, Harris-Socorro B, Castellano-González M et al. Gardnerella vaginalis y uropatógenos convencionales en pacientes ambulatorios. Rev. Soc. Ven. Microbiol.  2001;  21 (2): 6-9. Disponible en: scielo.