Resumen: Los estrógenos, son hormonas que se encuentran, en ambos sexos, aunque en cantidades muy diferentes, siendo mucho mayores y fluctuantes en la mujer en edad fértil.

En el hombre, es producido en los testículos, en menor medida en las glándulas suprarrenales y principalmente a partir de la propia testosterona en los tejidos periféricos, mediante una enzima denominada aromatasa.

Los principales sitios de acción de esta enzima son el tejido graso, el hígado y la piel.

Se han descrito dos tipos de receptores de estrógeno:

ER, que es un miembro de la familia de los receptores nucleares y el receptor de estrógeno acoplado a proteínas G o transmembrana.

Por otra parte, el exceso de estrógenos afecta la producción de testosterona por acción directa sobre el testículo.

Se ha demostrado en hombres con hiperestrogenismo una alteración de la respuesta de testosterona al estímulo con gonadotrofina coriónica.

Los signos de hiperestrogenismo pueden incluir niveles elevados de una o más de las hormonas sexuales de estrógeno (generalmente estradiol y/o estrona). El estriol es menos relevante.

También, puede haber niveles reducidos de la hormona estimulante de los folículos(FSH)) y/o la hormona luteinizante(LH) (debido a la supresión del eje hipotalámico-hipofisiario-gonadal, por el estrógeno) y niveles reducidos de andrógenos.

Algunos xenoestrógenos o estrogénicos ambientales, como bisfenol A y ftalatos, son perturbadores endocrinos o disruptores. 

Estas sustancias se relacionan con una menor fertilidad, toxicidad reproductiva y toxicidad testicular, e igualmente con obesidad.

Son plastificantes (ablandadores del PVC), que se encuentran especialmente en los alimentos, cosméticos etc. etc.

El aumento en los niveles de ftalatos en humanos está asociado con el consumo de determinados grupos de alimentos, especialmente los alimentos grasos, ya que los ftalatos son lipofílicos (se disuelven en aceites o grasas).

Alteran selectivamente la programación normal del desarrollo de los genes que responden al estrógeno mediante la modificación de los genes que se unen al receptor.

Los anabolizantes producen hiperestrogenismo por acción de la aromatasa.

Síntomas de estrógenos aumentados en los hombres:

  • Infertilidad, con azoospermia u oligozoospermia, o bien teratospermia.
  • Crecimiento de los pechos (ginecomastia).
  • Problemas para conseguir o mantener una erección.
  • Ausencia de libido.

Un tumor en los testículos o las glándulas suprarrenales a veces puede causar un alto nivel de estrógeno.

Por último, las afecciones hepáticas, como la cirrosis, pueden causar estrógeno alto.

Se ha demostrado que las personas obesas tienen más probabilidades de tener un alto nivel de estrógeno.

Una forma de prevenir el alto nivel de estrógeno podría ser controlar el peso a través de una dieta saludable y ejercicio regular.

Diagnóstico y pruebas

Este tipo de prueba mide la cantidad de cada tipo de estrógeno (estradiol, estriol y estrona) presente en una muestra de sangre u orina.

El hiperestrogenismo familiar, también definido como síndrome de exceso de aromatasa (AES), es una condición rara, en la que los pacientes presentan una conversión excesiva de andrógenos en estrógenos.

La enfermedad se caracteriza por una ginecomastia prepuberal o peripuberal y micropene.

El tratamiento adecuado para el hiperestrogenismo depende de lo que causa el exceso de estrógeno.

Si tiene un tumor que está causando que su cuerpo produzca demasiado estrógeno, es posible que necesite cirugía para extirpar el tumor.

Posiblemente radioterapia o quimioterapia para evitar que vuelva a aparecer.

En ciertos casos, se dan andrógenos (hormonas masculinas) para equilibrar el exceso de estrógeno, junto con un inhibidor de la aromatasa.

Aunque los fitoestrógenos tienen una estructura similar a los estrógenos animales, esta estructura no es idéntica y eso hace que sus efectos no solo no sean los mismos que en el caso de los estrógenos humanos.

De hecho en la mayor parte de los casos los fitoestrógenos tienen actividad anti-estrogénica, es decir, son moduladores y no disruptores.

Los estrógenos, también participan en la espermatogénesis en el propio sistema reproductor, pero si la concentración de estrógenos en los hombres es muy elevada, tendrá el efecto contrario.

Hace muchos años se introdujo el tratamiento de la oligozoospermia idiopática con el antiestrógeno selectivo, llamado tamoxifeno, que inhibe la aromatasa y también bloquea el receptor ( es modulador).

Este efecto no sólo implica la unión de los estrógenos naturales estradiol 17-beta y sus metabolitos, sino también la unión con los xenoestrógenos.

Hay otros inhibidores de la aromatasa má potentes, como el anastrozol y exemestano, pero, no tienen el efecto modulador.

El tratamiento con tamoxifeno aumenta la secreción de LHRH y de las gonadotropinas LH y FSH, con la duplicación de la concentración de testosterona en la sangre.

Así mismo, hay una multiplicación por 2,5 de la concentración de esperma en un plazo de 3 a 6 meses.

Cuando se administra a pacientes con oligozoospermia idiopática y concentración de espermatozoides inferior a 10 millones/mL y con niveles de LH y FSH no elevados.

El tratamiento con tamoxifeno da lugar a la duplicación de la tasa de embarazo en comparación con el placebo.

Conclusiones:

La obesidad, la dieta desequilibrada, la regulación endocrina y la alteración del metabolismo de los estrógenos pueden interferir en la fertilidad.

Los hombres con un defecto en los receptores de estrógenos cursan con resistencia a la insulina, ganancia de grasa visceral, y  cifras altas de estrógenos, porque los receptores están alterados.

El tratamiento tiene por objeto restablecer el equilibrio endocrino y contrarrestar el daño oxidativo y la inflamación.

Debido a que la enzima aromatasa está presente en el tejido graso, hay una mayor conversión de androstenediona y testosterona a estrona y estradiol, respectivamente, con un aumento de la grasa corporal.

La aromatasa también se encuentra a nivel cerebral, donde aumenta los estógenos que a su vez, aumentan la secreción de ciertos neurotransmisores.

Los cambios en la respuesta del estrógeno son acompañados por una alteración de la metilación que afecta preferentemente a los genes de unión de los receptores de estrógeno.

La mayoría de los genes que demostraron tanto la expresión alterada como la unión del receptor, habían disminuido la metilación.

Las interacciones entre los genes y el entorno impulsadas por la exposición a los xenoestrógenos en las primeras etapas de la vida probablemente contribuyen a aumentar el riesgo de enfermedades relacionadas con los estrógenos en los adultos.

Referencias:

-Ramírez-Sánchez, I., Martínez-Austria, P., Quiroz-Alfaro, M. y Bandala, E. (2015). Efectos de los estrógenos como contaminantes emergentes en la salud y el ambiente. Tecnología y Ciencias del Agua, 6(5), 31-42.

-Correia, S., Cardoso, H. J., Cavaco, J. E. & Socorro, S. Oestrogens as apoptosis regulators in mammalian testis: angels or devils? Expert Rev. Mol. Med. 17, e2 (2015).