El síndrome metabólico se caracteriza por un aumento de la circunferencia de la cintura (debido al exceso de grasa abdominal), hipertensión, niveles anormales de glucemia en ayunas o resistencia a la insulina y dislipidemia.

Las causas, complicaciones, diagnóstico y tratamiento se relacionan con una obesidad de moderada a severa.

En los países industrializados, el síndrome metabólico es un problema grave. Es muy frecuente: en los Estados Unidos, donde 40% de las personas mayores 50 años pueden sufrirlo, debido al consumo exagerado de comida rápida, procesada y rica en grasas y carbohidratos.

Los niños y los adolescentes pueden desarrollar un síndrome metabólico, por las mismas causas que los adultos

El desarrollo de un síndrome metabólico depende de la distribución y la cantidad de grasa.

El exceso de grasa abdominal (en forma de manzana), sobre todo cuando existe una relación alta entre la circunferencia de la cadera y la de la cintura:  una circunferencia abdominal mayor o igual a 102 cm en hombres y 88 cm en mujeres.

 Esto es un reflejo de una relación relativamente baja entre la masa muscular y la grasa.

El exceso de grasa abdominal lleva a un exceso de ácidos grasos libres, aumenta la acumulación de grasa en el hígado.

La grasa también se acumula en las células. Se desarrolla resistencia a la Insulina,( homa-ir alto) con hiperinsulinemia.

Se altera el metabolismo de la glucosa y se desarrollan dislipidemia e hipertensión.

Los niveles séricos de ácido úrico suelen estar elevados (lo que aumenta el riesgo de gota).

Así mismo, se desarrolla un estado protrombótico (con aumento de los niveles de fibrinógeno y un estado inflamatorio.

Riesgos de síndrome metabólico:

  • Apnea obstructiva del sueño
  • Esteatohepatitis no alcohólica (hígado graso)
  • Enfermedad renal crónica
  • Síndrome de ovario poliquístico (en mujeres)
  • Nivel plasmático bajo de testosterona.
  • Disfunción eréctil (en hombres)

¿Sospechas de tener Síndrome Metabólico? Pide una valoración en línea con el Dr. Ángel Cunill

Conclusiones:

Ante la sospecha de síndrome metabólico, el diagnóstico se hace mediante:

  • Circunferencia de la cintura y presión arterial
  • Glucemia en ayunas y perfil lipídico
  • Si los pacientes con antecedentes familiares de diabetes mellitus de tipo 2, sobre todo los mayores ≥ 40 años, tienen una circunferencia de cintura mayor que la recomendada

Se diagnostica, cuando hay presentes ≥ 3 o más de los siguientes:

  • Exceso de grasa abdominal
  • Un nivel elevado de glucemia en ayunas
  • Hipertensión
  • Un nivel alto de triglicéridos
  • Un nivel bajo de lipoproteína de alta densidad (HDL)
  • Tratamiento
  • Dieta sana y actividad física
  • En ocasiones, se indica metformina
  • Tratamiento de los factores de riesgo cardiovasculares

Lo ideal es lograr una pérdida de peso sobre la base de una dieta sana y actividad física regular, que incluye una combinación de actividad aeróbica.

Pueden ser útiles la metformina, un sensibilizador de la insulina, o un medicamento que imita la incretina, una hormona de origen natural llamada péptido-1 similar al glucagón (GLP-1) que se libera en el intestino después de comer.

Se comercializa, en forma inyectable subcutánea diaria, el principio activo es liraglutida y el nombre comercial es Saxenda.

La pérdida de peso puede ser suficiente para revertir el síndrome.

De no ser así, cada aspecto del síndrome debe ser tratado para alcanzar las recomendaciones; el tratamiento farmacológico disponible es muy eficaz.

El exceso de grasa abdominal altera los niveles de glucemia en ayunas o la resistencia a la insulina y causa dislipidemias e hipertensión.

Se debe determinar la circunferencia de la cintura, la tensión arterial, la glucemia en ayunas y el perfil lipídico.

Se debe poner énfasis, en seguir una dieta saludable y hacer ejercicio, controlando los factores de riesgo cardiovascular.

Respecto de los perfiles de la edad de los candidatos a padecer de Síndrome Metabólico, este ha ido bajando de forma dramática.

Si antes se hablaba de pacientes que bordeaban los 50 años, ahora el grupo de riesgo está situado en torno a los 35 años, ello porque desde etapas muy tempranas de la vida, las personas adoptan malos hábitos de alimentación y escaso o nulo ejercicio físico.

Este síndrome por tanto es consecuencia de los malos hábitos de vida, por ejemplo el consumo de bebidas gaseosas o azucaradas, el exceso de carbohidratos simples, grasas, unido al sedentarismo.

Referencias:

Síndrome metabólico M.T. Muñoz Calvo Servicio de Endocrinología. Hospital Universitario Infantil Niño Jesús. Madrid Pediatra Integral 2007;XI(7):615-622.

Third report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on the detection, evaluation, and treatment of high blood cholesterol in adults (Adult Treatment panel III). Executive summary. NIH Publication 01-3670; May 2001.