Sumario: Los disruptores endocrinos no matan, pero sí tienen efectos sobre nuestras hormonas, de manera que pueden causar problemas de tiroides, de fertilidad, impotencia, anomalías del comportamiento, feminización y retrasos en el crecimiento.

El hipogonadismo se define como la deficiencia de testosterona con signos o síntomas asociados, la deficiencia de producción de espermatozoides o ambas.

Puede deberse a un trastorno de los testículos (hipogonadismo primario) o del eje hipotálamo-hipofisario (hipogonadismo secundario).

Ambos cuadros pueden ser congénitos o adquiridos como resultado del envejecimiento, una enfermedad, distintas sustancias u otros factores.

Además, hay varias deficiencias enzimáticas congénitas que causan distintos grados de resistencia a los andrógenos en los órganos diana.

El diagnóstico se confirma con la evaluación de las concentraciones hormonales. El tratamiento varía con la etiología, pero en general incluye la administración de testosterona.

Numerosos estudios han asociado las patologías observadas en distintas especies animales y en el hombre con la exposición a contaminantes medio ambientales con actividad hormonal.

Se ha acuñado el término de disruptores o perturbadores endocrinos para definir el conjunto de compuestos químicos que interaccionan con el sistema endocrino, sobre el que inducen efectos potencialmente debidos a su capacidad para:

  1. Mimetizar la acción de las hormonas endógenas
  2. Antagonizar la acción de las hormonas
  3. Alterar su patrón de síntesis y metabolismo
  4. Modular los niveles de los receptores correspondientes.

La exposición humana a disruptores endocrinos es universal y puede provenir de numerosas fuentes.

Además, los compuestos son acumulados en la grasa y son transmitidos a la descendencia a través de la madre durante la gestación y después de la lactancia.

Los efectos sobre la salud humana de la exposición continua a los disruptores endocrinos necesitan ser investigados en más profundidad.

Los compuestos químicos que son disruptores endocrinos se encuentran presentes en ciertos productos de uso cotidiano: como en el revestimiento de las latas de conserva, el plástico con el que están fabricados los biberones (actualmente prohibido).

Incluso en el espermicida que llevan incorporados los preservativos, el producto que se usa como sellador blanco de los dientes, algunos materiales de uso sanitario; detergentes industriales, filtros solares, cosméticos, pesticidas y herbicidas, papel termosensible.

La lista es interminable lo que hace pensar que la exposición humana es masiva y universal.

Las formas de exposición y las vías de entrada de los contaminantes hormonales son muy diversas, pero debido a su acumulación en la cadena alimentaria, la vía digestiva es la principal ruta de exposición para el hombre.

Tanto es así que la composición de las mezclas lipofílicas encontradas en los tejidos humanos varía de acuerdo con las diferencias regionales en el uso de estos compuestos y con los hábitos dietéticos de las poblaciones expuestas.

Para la mayoría de los productos químicos descritos hay un patrón de incremento de la carga corporal con la edad. Ello es probablemente la consecuencia de tres factores:

  • La acumulación de los productos a través del tiempo.
  • La mayor exposición en personas de mayor edad debido a que vivieron en periodos de gran uso de derivados organoclorados.
  • El metabolismo más lento y la posibilidad de su incorporación a través de lactancia o embarazo en individuos de mayor edad.

Los datos epidemiológicos parecen demostrar que los desórdenes de carácter reproductivo han incrementado durante los últimos cuarenta años.

Una caída significativa, próxima al 50%, del recuento espermático en el hombre se ha descrito para el periodo 1940-1990.

Las alteraciones en el desarrollo del sistema genitourinario, entre ellas la criptorquidia, o no descenso testicular, frecuente en el hombre y asociado con el cáncer de testículo y con infertilidad, son cada vez más frecuentes.

Se ha sugerido la hipótesis de que la exposición a disruptores endocrinos pudiera estar ligada al incremento de estas patologías.

En la mujer, el incremento de ciertas patologías asociadas con nuestro tiempo, como es el cáncer de dependencia hormonal.

Ya sea de mama u ovario, y el alza en la incidencia de los nuevos casos de esterilidad ligada a endometriosis, entre otras, podrían estar relacionados también con la exposición inadvertida a los disruptores endocrinos.

Keywodrs:
que son los disruptores endocrinos, disruptores
endocrinos y cancer, disruptores endocrinos y fertilidad, disruptores
endocrinos y recuento espermático, disruptores endocrinos  y plasticos, disruptores endocrinos y
pesticidas, resistencia a andrógenos y disruptores endocrinos.