Aunque no hay un patrón homogéneo en los hombres en lo que respecta al, rendimiento sexual, no cabe duda que para la percepción y confianza en sí mismos, la pérdida de deseo sexual les resulta muy difícil de sobrellevar.

Lo cual, les pone en una situación de vulnerabilidad, puesto que damos por establecido que el impulso sexual debe ser mayor en el varón.

Esto también forma parte de la concepción social de los roles sexuales, de ahí que se hagan muchas bromas acerca del tópico -los hombres siempre piensan en lo mismo- o tienen que ser -fuertes física y emocionalmente-.

De ahí que sean más proclives a frecuentar gimnasios, para dar el tipo de lo que se espera de ellos e incluso, algunos cometen el error de tomar anabolizantes, con consecuencias negativas sobre la libido y la fertilidad.

Perder interés en el sexo puede no ser tan frecuente para los hombres como para las mujeres: compromete a alrededor de 15% de los hombres, y si añadimos otras disfunciones sexuales, serían un 25%, los varones afectados.

 Sin embargo, se estima que esta cifra podría elevarse al doble en el grupo de las mujeres.

Pero, cuando los hombres pierden interés en el sexo les condiciona más que a las mujeres, ya que su masculinidad está tan ligada a su sexualidad.

Por lo tanto, les resulta muy amenazante, lo que les, puede llevar a una espiral de pensamientos negativos sobre su autoestima, hasta la ruptura de la pareja o a caer en adicciones.

La pérdida de libido también hace que los hombres se sientan más descontentos con el resto de sus vidas y les afecta más que a las mujeres.

Sólo el 23% de los hombres con pérdida de libido dicen que todavía se sienten muy felices con la vida en general frente al 46% de las mujeres, en los hombres la consecuencia es mucho mayor.

¿Dónde radica la diferencia?

Existe un dimorfismo cerebral, según el sexo y es ampliamente aceptado que existen diferencias cognitivas, de habilidades y emocionales entre ambos sexos, aunque pueden ser complementarias.

La mujer exterioriza sus sentimientos, el hombre tiende a interiorizar y a relativizarlos, tiene menor capacidad de empatía, aunque no se pueda generalizar, ya que hay excepciones, como en toda regla.

La mujer se caracteriza por su capacidad de expresión, por comunicar lo que piensa y lo que siente y en el hombre predomina la actitud de silencio y ser parcos de palabras.

La mujer necesita hablar sobre sus conflictos, el hombre si lo hace, de preferencia lo hará, cuando ya los ha resuelto, por tener menor habilidad de expresión verbal.

En el sexo, así como la mujer concede más importancia al antes y al después del acto sexual, el hombre está más centrado en el momento de la penetración y el orgasmo, lo que puede acarrear un miedo escénico, con flacidez en la erección.

A nivel instintivo, el hombre está más en contacto con su necesidad sexual, mientras que la mujer lo está más con su necesidad afectiva.

-Factores que subyacen:

Las causas de este problema varían desde lo médico hasta lo psicológico. La disfunción eréctil es una de las causas pérdida de libido, aunque no es lo mismo.

Pero, cuando se experimenta, tarde o temprano es probable que sienta lo otro también, por simple evitación de la frustración, también, hay que tener en cuenta que puede ser un síntoma precoz de problemas vasculares.

La ansiedad por el rendimiento y un clímax demasiado pronto. Casi uno de cada tres hombres se queja de eyaculación precoz, la cual generalmente es el resultado de no tener erecciones lo bastante firmes y duraderas.

Generalmente por no tener una base de testosterona libre suficiente, mientras que, uno de cada cinco está preocupado y presionados por el rendimiento.

El estrés y la baja autoestima conducen a la pérdida de libido. Diversas condiciones médicas, sean hormonales o no, en otros casos ciertos medicamentos de uso frecuente, lo que se, evita cambiando el fármaco.

Así mismo, puede haber un trastorno del ánimo, como una depresión leve o mayor y también una mala relación de pareja que bloquea todo deseo y anula toda pasión.

-Como se aborda:

En primer lugar, es conveniente rellenar un cuestionario internacionalmente llamado AMSS, (Ageing Male Symptoms Score, por sus siglas en inglés) que es una escala validada de síntomas de 17 preguntas, que van desde leve a muy grave, pasando por niveles intermedios.

En nuestro caso, para adaptarlo a nuestro medio hemos incorporado 10 preguntas más y que nos aporta una primera aproximación al problema existente.

Existen otros como el test: Índice Internacional De Función Eréctil (IIEF). y si el caso lo requiere, incluimos el test de ansiedad y depresión de Goldberg.

Previamente o simultáneamente se solicita un análisis completo para valorar el perfil hormonal masculino ampliamente que incluye claro está una bioquímica general, para descartar enfermedades concomitantes.

A continuación, se realiza una anamnesis (historia clínica), en profundidad y un examen físico, junto con una medición de los parámetros biométricos para realizar, un encuadre diagnóstico.

Conclusiones:

Como no podía ser de otra forma nuestro enfoque será holístico, vale decir integral, ya que hay aspectos multifactoriales que influyen en la enfermedad. generalmente hormonales y psicológicos e incluso las más diversas patologías.

 Por consiguiente, no podemos aplicar un tratamiento standard, ya que cada paciente es especial y es ese mundo singular que hay en cada uno de nosotros hacia donde dirigiremos nuestra acción terapéutica.

Por otra parte, el apoyo profesional centrado en el paciente, es crucial, ya que como sabemos, la carga de angustia que manifiestan, es muy grande, por diversos motivos: sigue siendo tabú para un hombre hablar de estos temas.

Por lo que, tardan en consultar y si ya han solicitado ayuda han recibido respuestas tales como: de eso nadie se muere ó es mejor no sentir nada, ya que así no se sufre, por poner 2 ejemplos.

No hay que olvidar que no da lo mismo no tratar, ya que el hipogonadismo puede ser causado por un, prolactinoma, con consecuencias graves.

Del mismo modo la alteración hormonal puede abonar el terreno para que se desarrollen otras patologías como la osteoporosis o el síndrome metabólico que valen de ejemplos.

Por último, pero no menos importante, merece especial consideración la relación de pareja, sería extraño que un hombre cualquiera que sea su orientación sexual no busque una convivencia.

Salvo en el caso, de enfermedades mentales o personas muy introvertidas carentes de habilidades sociales, la mayoría prefiere tener una pareja y para que esta relación sea armónica la vida sexual es fundamental.

Tal es así, que con mucha frecuencia son las parejas las que dan el primer paso.

Keywords: ausencia de libido en los hombres, afectación psicológica por
la pérdida de libido en los hombres, dificultad para expresar la pérdida de
libido en los hombres, el test de Goldberg,, cuestionario AMSS, cuestionario de
disfunción eréctil, estrés y libido, baja autoestima y libido, medicamentos y
libido, ansiedad de rendimiento y libido, ansiedad de rendimiento y disfunción
eréctil, pareja y libido, sentirse amenazado y libido, ponerse a prueba y
libido.
Abrir chat
Powered by