Clamidia e infertilidad

Lo que debes saber

Diversos estudios han concluido que Chlamydia trachomatis es una bacteria intracelular de transmisión sexual de alta prevalencia, que si no es tratada a tiempo puede originar infertilidad, tanto en el hombre como en la mujer.

El ciclo replicativo intracelular complejo que posee la bacteria, es la principal causa del daño a los tejidos infectados, produciendo una respuesta inflamatoria y obstrucción de las vías de tránsito de los espermatozoides, siendo la causa de la esterilidad en ambos sexos.

También es posible la reinfección y tal situación complica el cuadro clínico. La mayoría de los infectados no presentan síntomas.

Se recomienda realizar exámenes de control anualmente si la persona es sexualmente activa, de esta manera es posible detectar la bacteria precozmente y colocar un tratamiento oportuno. El tratamiento de elección es azitromicina o doxiciclina.

De acuerdo a lo señalado por la Organización Mundial de la Salud la infertilidad es un problema que aqueja a miles de parejas en el mundo.

En este sentido, se considera que existe infertilidad cuando una pareja no logra una concepción después de uno o dos años de relaciones sexuales, sin utilizar ningún método anticonceptivo.

Las causas de la infertilidad pueden ser muy variadas, pero una de las más frecuentes es la ocasionada por una bacteria llamada Chlamydia trachomatis, causante de múltiples enfermedades en el humano, entre ellas la enfermedad inflamatoria pélvica y cervicitis en la mujer.

En tanto que, en el hombre produce uretritis y epididimitis principalmente. Cabe destacar, que puede producir otros trastornos como el tracoma.

Esto quiere decir que, tanto la fertilidad de la mujer como la del hombre pueden verse afectadas por esta bacteria.

La mayoría de las veces la infección cursa de manera asintomática y así es difícil saber que hay una infección activa, de allí la importancia de hacer controles ginecológicos anuales mientras se tiene una vida sexualmente activa.

Sobre todo si hay más de una pareja involucrada, con la finalidad de hacer un diagnóstico precoz, e iniciar un tratamiento oportuno.

Cómo se transmite la Clamidia:

La bacteria Chlamydia trachomatis se transmite por contacto sexual y también por transmisión vertical, de la madre al hijo.

Causas de infertilidad por Clamidia:

La infección por Chlamydia impide que los espermatozoides puedan fecundar el óvulo, ya que en el caso de los hombres la uretritis causada por la bacteria obstruye el paso de los espermatozoides.

En el caso de la mujer las trompas de Falopio están obstruidas, a  consecuencia de la enfermedad inflamatoria pélvica.

La obstrucción se produce por el daño que las bacterias causan a las células que van afectando, generando una destrucción del tejido y una respuesta inflamatoria.  

Actualmente, existen estudios científicos que describen que el setenta por ciento (70%) de las mujeres con infertilidad por oclusión tubárica presentan anticuerpos anti Chlamydia trachomatis, afianzando mucho más su relación con la infertilidad.

Debido a que la infección no genera una inmunidad protectora, los pacientes pueden reinfectarse y en el caso que no haya tratamiento, la infección se cronifica, empeorando ambas situaciones, el cuadro clínico de los pacientes.

Características de la bacteria:

Chlamydia trachomatis es una bacteria intracelular, tiene un tamaño inferior al resto de las bacterias, pero mayor que el de los virus.

Se asemeja a los virus en que necesita estar afectando a una célula para poder sobrevivir, pero posee características propias de las bacterias, respondiendo muy bien al tratamiento con antibióticos.

Por su forma tan peculiar de multiplicarse dentro de la célula, causa mucho daño.

Esta  bacteria para multiplicarse, pasa por un complejo proceso de transformación:

    • Primero ingresa a la célula como cuerpo elemental.

    • una vez dentro de la célula se transforma en cuerpo reticular, en ese estado se multiplica muchas veces hasta que la célula no puede albergar más.                     

Luego  pasa a la forma infectante llamada cuerpo elemental. Las células infectadas irremediablemente se romperán para liberar los cuerpos elementales que irán a afectar a las más cercanas. Esto explica el daño tisular.

Síntomas y manifestaciones  clínicas:

Cuando la infección por Chlamydia es sintomática en la mujer produce, dolor durante las relaciones sexuales, sangrado post coital, dolor pélvico crónico, ardor al orinar, flujo vaginal anormal y mal oliente.

Entre las manifestaciones clínicas se destacan: enfermedad inflamatoria pélvica, cervicitis, uretritis, embarazos ectópicos, infertilidad tubárica.  

En el hombre los síntomas pueden ser, secreción uretral, ardor al orinar, picazón en el glande, irritación del meato urinario, dolor inguinal, dolor testicular.

Entre las manifestaciones clínicas se pueden citar: uretritis, proctitis, epididimitis, linfogranuloma venéreo e infertilidad.

La descarga uretral se diferencia de otras enfermedades de transmisión sexual en que la secreción es mucoide, en vez de purulenta.

En homosexuales puede ocurrir infección de la bacteria a nivel rectal y producir secreción y dolor a ese nivel.

El linfogranuloma venéreo está causado por los serotipos L1, L2, y L3 de la bacteria.

Estos serotipos difieren de los serotipos de clamidia que causan tracoma, conjuntivitis de inclusión, y clamidia uretritis y cervicitis porque pueden invadir y reproducirse en los ganglios linfáticos regionales.

Conclusiones:

Para evitar la infertilidad por Chlamydia trachomatis es indispensable realizar un  diagnóstico precoz.

Para el diagnóstico la técnica ideal es la reacción en cadena de la polimerasa. Las muestras útiles son: secreción vaginal, hisopado uretral, hisopado cervical y orina.

Como el setenta por ciento (70%) de las mujeres y el cincuenta (50%) de los hombres infectados son asintomáticos, no es preciso tener síntomas para realizar el examen, de esta manera se puede hacer un diagnóstico precoz.

Tratamiento de la Clamidia:

Chlamydia trachomatis la mayoría de las veces responde bastante bien al tratamiento con azitromicina de 1gr a dosis única o doxiciclina 100 mg dos veces al día durante siete (07) días, esta última especialmente útil en las infecciones rectales.

Afortunadamente, la resistencia antimicrobiana no ha sido importante en este género bacteriano, por tal motivo el tratamiento se ha mantenido vigente a través del tiempo.   

Como puede observarse el tratamiento es sencillo, pero lo importante es que sea oportuno acudir al especialista, es decir antes de que la bacteria produzca daños mayores.   

Referencias:

      -Huneeus-Vergara7 A, Soriano-Brücher H, Pommer-Tellez R, Delpiano-Méndez L, Salas-Pacheco F, Céspedes-Pino P y Schulin-Zeuthen C. Chlamydia trachomatis: fundamentos de la importancia del cribado en el sistema público de salud. Rev Chilena Infectol 2018; 35 (5): 498-500. Disponible en: sochinf.

      -Maldonado-Calderón J, López-Márquez F y Ruiz-Flores P. ¿Azitromicina como tratamiento contra Chlamydia trachomatis? Gac Med Mex. 2018; 154:689-692. Disponible en Pub Med.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Síguenos en Facebook o en Twitter